El contacto con la naturaleza

 

IMG 0137 IMG 0150 IMG 0156

 

Según María Montessori, “ninguna descripción, ninguna ilustración de cualquier libro puede sustituir a la contemplación de los árboles reales y de toda la vida que los rodea en un bosque real”. Por ello, promovemos las actividades en y con la naturaleza como parte de nuestro proyecto, adaptando las experiencias a cada etapa del desarrollo del niño/a. Los niños/as siempre están interesados por la naturaleza, y dicho interés ayuda a promover el respeto, desarrollar las habilidades de aprendizaje, la libertad, responsabilidad, y les beneficia a desarrollar su creatividad.

 

Para los alumnos/as de la Escuela Infantil Montessori el contacto con la naturaleza les ayuda al desarrollo motor y cognitivo, a su autonomía, capacidad de atención,… ya que la naturaleza ofrece un gran recurso y estímulos que al estar en contacto con ella tienen libertad, capacidad de moverse libremente, observar los procesos que ocurren, pero también es un estímulo para sus emociones, para su aprendizaje y para sus neuronas ya que favorece el desarrollo intelectual y el aprendizaje cognitivo: ejercitar los músculos y los sentidos, coger insectos, plantar semillas…

 

 A parte de los beneficios sobre la salud, las contribuciones que la naturaleza aporta al niño/a son el enriquecimiento y control del movimiento, el respeto, exploración sensorial, el autocontrol y la capacidad de enfocar la atención.

 

Por lo tanto, la naturaleza les ofrece una experiencia sensorial completa, ya que pueden tocar, oler, ver, oír, probar… y con esto el aprendizaje es más fácil, ya que se aprende de forma activa, por eso es necesario que los niños manipulen, experimenten, ensayen y cometan errores, y que ellos mismos vean que son capaces de realizar las cosas con éxito.

 

Todos los niños/as durante su infancia necesitan explorar y manipular, para poder ser ellos los propios protagonistas de su aprendizaje.

 

Auri A. Barres 

Guía Montessori -Comunidad  Infantil-

FaLang translation system by Faboba